¡A la calle!



¡A la calle!

A estas alturas habéis diseñado cómo va a ser vuestro producto o servicio y estáis bastante seguros de que puede funcionar, pero... ¿no sería mejor que fueses vuestros futuros clientes quienes dieran su opinión?

1º) Localizamos un lugar donde podamos encontrar a personas con un perfil similar al del segmento de mercado al que nos vamos a dirigir.

2º) Preparamos la historia que vamos a contar a los potenciales clientes explicando nuestra idea de negocio (podéis utilizar un soporte gráfico para contarla, por ejemplo vuestro story board).

3º) Dividimos nuestro trabajo: uno de vosotros explicará al entrevistado la finalidad de la entrevista y le contará las características del servicio que habéis diseñado.
Le invitaréis a opinar acerca de lo que le habéis contado. Otro de vosotros apoyará al narrador aportando datos y profundizando en las respuestas. Aprovechad para preguntar cuestiones tales como el precio que estarían dispuestos a pagar, qué horarios les parecen más oportunos y otras cuestiones que consideréis importantes.
El tercero de vosotros, irá anotando punto por punto lo que responden los encuestados.

4º) Tras analizar la información que os hayan aportado, estaréis en disposición dehacer un diseño más ajustado del servicio que ofrecéis.

Como resultado de lo anterior, tendréis que escribir en el documento de proyecto:

1. Dónde habéis hecho las entrevistas y a qué horas. ¿Qué papel habéis hecho cada uno?
2.  A cuántas personas habéis preguntado y sus edades, sexos y otras características que les hagan ser vuestros potenciales clientes (si es posible conocer sus nombres mejor).
3. ¿Qué les habéis preguntado?
4. ¿Qué ha respondido cada una de ellas?
5. Si hay pruebas gráficas, fotos o vídeos, mostradlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario